jueves, diciembre 29

Antesala 2012

>>Aquí estás. Esperaba que llegaras en estos días, pero el azar sigue sorprendiéndome aunque lleve toda la eternidad desempeñando la misma tarea, y tu llegada aquí, hoy y ahora ha despertado en mí esa sorpresa. Sinceramente, es lo único que lo hace. Por lo demás, todo lo que hayas hecho, dicho o incluso pensado no me sorprende lo más mínimo, pues ya lo sabía todo.

Pero no te quedes ahí parado. Pasa, por favor. Este es tu momento.

¿Que quien soy? Esa es una buena pregunta. Realmente, ni siquiera yo mismo se quién soy. A veces pienso que soy yo mismo. Pero hay otras veces que pienso ser un alter ego de otro individuo que ha generado mi existencia. Fíjate, si llegamos a pensarlo en profundidad, no soy más que palabras, letras encadenadas unas con otras que parecen cobrar vida al dar la sensación en su conjunto de estar formando un diálogo, o más acertado sería decir monólogo, que hasta podría ser incluso inteligente. ¿Me equivoco? No, ya sé que no. Dejémoslo en que soy lo que soy, es decir, ni más ni menos que lo que tú quieras que yo sea. Aunque, ciertamente, eso de monólogo tampoco me convence mucho. Todo esto será un diálogo, ya lo verás. ¿No me crees? Acabarás dándome la razón.

Volvamos al asunto del porqué estás aquí. Vamos, caminemos por el 2011.

No pongas esa cara. No sé de qué te sorprendes. Siempre sueles hacerlo todos los años, lo único extraño es que estoy yo aquí, y eso pareces haberlo asimilado ya. Venga, empecemos el paseo. Desandemos lo ya andado y veamos qué sacamos en conclusión de todo lo que vamos a volver a ver, pero esta vez desde una perspectiva diferente. Lo que haremos será ver la película como espectadores, como críticos de cine, después de haberla rodado siendo tú el protagonista. Ahora toca evaluar el resultado viéndolo a pantalla completa, con palomitas o sin ellas, con refresco o sin él, acompañado o en solitario… bueno, en solitario no, porque esta vez estoy yo aquí… aunque quizás sí que vayas a estar solo durante esta tarea. En fin, no voy a complicar más tus ideas, porque estar estoy, aunque estés solo.

Ves. A eso es a lo que me refería. Oh, vaya… ¿Pero por qué todos empezáis a recordar siempre los malos momentos? En fin, es tu decisión, que quede bien claro que ni yo, ni estas palabras, o lo que quiera que yo sea, te hemos incitado a ello. ¡¿Me culpas de ello?! ¡¿En serio lo piensas?!... Vale, tienes razón, quizás algo de culpa tenga, pero te prometo que es mejor empezar así, de esta forma cuando afloran los recuerdos agradables el sabor de boca cuando todo acaba es mucho mejor. Pero no te desconcentres, no te pierdas en estas letras… Así, eso es…

Fue duro, ¿verdad? Bueno, ya pasó todo. Seguro que mucha gente te dijo que no merecía la pena ponerse así por eso. Y eso también fue un golpe doloroso. Pero fíjate bien, nunca estuviste solo. Tarda todo lo que quieras, no tengo prisa. Aunque no lo creas, puedo atender a toda la gente que quiera a la vez sin perder la atención y dedicación que tengo contigo. ¿Increíble verdad? Cosas de la tecnología, dicen.

¿Ya acabaste? Venga, alegra esa cara, esos malos momentos ya pasaron. Lo has hecho muy bien, has aprendido de ellos y eso es importante. La vida es experiencia, y hay que saber sacar lo única y verdaderamente útil de todos los momentos malos, lo demás, créeme, no vale para nada, o por lo menos no vale para nada útil.

Ven por aquí ahora. Eso es, estos son tus buenos momentos. Te repito lo mismo que antes, no tengas prisa en volver a verlos. Todo el mundo se entretiene aquí. Es comprensible, supongo.

¿Han sido bastantes eh? He podido ver algunos muy intensos y realmente especiales. Esos son los mejores. Nunca los olvidarás, por muchos años que pasen, permanecen ahí anclados en la memoria, sin moverse, dibujándote una sonrisa en la cara siempre que los visites.

Pues aquí acaba el recorrido. Ahora te espera una noche especial; mágica según algunos, donde quemar el año pasado y emprender la dura tarea de construir uno completamente nuevo, cimentándolo día a día y haciéndolo crecer mes a mes, para finalmente ver la obra acabada siempre en la misma fecha. Puntual. Quizás lo más puntual que conozcas en la vida. Y aquí estaré yo otra vez, también puntual a la cita, sin retrasarme un solo segundo, porque serás tú quien me busques, y me encontrarás justo en el instante en que tú quieras hacerlo, ni antes, ni después.

Y ahora que has llegado hasta aquí, te aclararé lo primero que te preguntaste sobre mí. Soy, ni más ni menos, que tú mismo. ¿Tu conciencia? Puede ser. De lo que estoy seguro es que simple y llanamente he sido lo que tú has querido. ¿Has parado a pensar que ni siquiera me han descrito? ¿”Me han descrito”? Hablo como si algún otro ser pudiera haberse permitido el placer de describirme, dándome forma y color… qué tontería hubiera sido hacer eso. Tú me has imaginado como tú has querido.

Ahora déjame decirte una última cosa. Disfruta de la última noche del año. Diviértete junto con los tuyos. Ríete y disfruta con tus amigos, con tus verdaderos amigos, que serán siempre quienes tú ya sabes y sólo tú conoces. No cambies nunca. Sé tú mismo. Feliz 2012. >>

Magister